Decoración

Aprende cómo asociar bien los colores para personalizar tu decoración

Una buena forma de dar personalidad al interior de tu hogar, es atreviéndote a combinar diferentes tonalidades. Después de varios años en los que nos hemos consagrado casi obsesivamente al blanco, los colores vuelven a cobrar protagonismo en las paredes. Una práctica tentadora la de combinar colores, siempre y cuando respetemos algunas reglas muy simples.

Artículos - 23 mayo 2015

         

Ahora más que nunca se lleva combinar tonos diferentes que realcen nuestro interior. Las gamas son cada vez más extensas, y hay para todos los gustos: colores ácidos o empolvados, intensos o en tonos pastel… Los tonos claros y luminosos ofrecen una sensación de amplitud en la estancia, mientras que los colores oscuros lograrán un efecto de intimidad. Las tonalidades neutras, tan utilizadas hoy en día, como el beis o el “taupe” (entre marrón y gris), crean una atmósfera relajada y tranquilizadora. Al contrario que los colores primarios o fuertes, como el rojo, el amarillo o el azul, que son muy acentuados y dan luminosidad a la decoración.

.

¿Cómo casar los diferentes colores sin cometer errores? O, lo que es lo mismo, ¿cómo encontrar la armonía en los interiores? Hay cuatro fórmulas bien precisas para asociar los colores Los degradados con un color base común, más claro o más oscuro. El resultado es coherente y elegante. Los contrastes permiten aplicar dos colores muy diferentes para obtener un resultado confrontado. Los claroscuros se declinan alrededor de la misma familia de colores. Por ejemplo, podemos combinar diferentes rojos, naranjas o rosas, una opción que tiene un efecto relajante en los interiores. La última opción es una gama cromática que te guiará a la hora de asociar los colores que se mezclan, como ocurre con el azul, el rosa y el malva.

Aquí tienes cinco consejos para dominar el color blocking (marcado contraste con colores opuestos y complementarios) y jugar con las proporciones de los interiores.

1 . En el techo

Si el techo es de un color más oscuro que las paredes, parecerá más bajo. Esta es una buena técnica para reducir la altura de un techo muy elevado. También ocurre al contrario: si está pintado en un tono más claro que el de las paredes, dará la sensación de amplitud en la habitación.

2 . Las aperturas

Puertas y ventanas se funden armoniosamente en el decorado si son del mismo color que el de las paredes. Podemos atrevernos a hacer lo contrario: los tonos muy diferenciados aportan un toque dinámico y moderno.

3 . La pared del fondo

En una habitación estrecha, lo ideal es aplicar un color oscuro en la pared del fondo y así dar luminosidad a la estancia. Ten en cuenta que una pintura brillante es un elemento muy interesante en este caso, porque otorga más perspectiva. Lógicamente, una pared más clara que las 3 restantes al fondo de una habitación, disminuye el espacio y crea un ambiente un poco agobiante.

4 . Acentuar el efecto

Si pintamos el techo del mismo color que la pared del fondo, como hemos comentado antes, acentuamos el efecto que buscamos. Por ejemplo: una habitación decorada con un techo y la pared del fondo en tonos oscuros, parecerá ancha pero con poca altura.

5 . Dividir una pared

Una buena idea es utilizar dos colores en bandas de un tercio y dos tercios en una misma pared. Para volverte un experto y dominar el efecto de esta técnica, no debes olvidar que una banda inferior de color oscuro agranda la altura de la habitación. Y, al contrario, una banda clara en el suelo atenúa el efecto de un techo demasiado alto.

Aprenda mas