Acondicionamiento

Cómo aplicar las reglas del Feng Shui en el interior de tu hogar

El Feng Shui es una filosofía milenaria que proviene de la lejana China. Una fuerza positiva y universal, el Chi, sopla a nuestro alrededor y, para que nuestro cuerpo y espíritu puedan absorberla, hay que permitirle circular lo mejor posible en nuestra vivienda. Aquí tienes algunos consejos para sentirte mejor en tu hogar.

Artículos - 16 diciembre 2015

El primer principio es deshacerse de lo inútil y lo superfluo para dejar un espacio limpio, en el que solo estén los objetos o el equipamiento que funcionan. Fuera los electrodomésticos rotos, los libros viejos, las revistas pasadas, la vajilla rota, y las prendas y ropa de hogar que ya no sirven. Hay que ocuparse de sacar regularmente la basura y desenchufar los aparatos en cuanto sea posible, para que el Chi circule bien. El polvo y la suciedad tampoco son buenos amigos del Feng Shui. Con esto en mente, no guardes nunca un ramo de flores secas y evita las plantas angulares y puntiagudas.

Puedes jugar con la armonía en tu hogar. Si estás pensando en hacer obras o reformar tu casa, o si vas a comprar muebles o accesorios nuevos, ten siempre en cuenta que los colores y materiales combinen entre sí. Un aspecto muy importante y, sin duda, el más conocido del Feng Shui es que en una habitación la cama nunca se coloca de frente ni bajo una viga. A evitar: las sábanas con motivos estridentes, especialmente las rayas que hacen que ¡la cama se convierta en una prisión! Las puertas y los lugares de paso deben quedar libres.

  shutterstock_113245240-resize  

Siempre hay que apostar por las formas suaves y redondeadas, que facilitan la circulación del Chi. En cuanto a los colores, lo ideal es combinar las tonalidades suaves (Yin) con colores más vivos (Yang). De esta manera, encontrarás el equilibrio adecuado entre relajación y energía. La luz potenciará este resultado, si la defines bien para cada tipo de estancia. Aprovecha la luz natural, porque si inunda el interior fomenta la circulación del Chi y aporta mucha energía. Las fuentes de luz artificial deben estar equilibradas y ser cálidas.

Lo esencial:

1 .

¡Nada de agresividad! Evita las líneas demasiado rectas o agresivas y los materiales fríos.

2 .

Piensa en el orden para que nada entorpezca la buena circulación del Chi.

3 .

La armonía también es una cuestión de gustos: procura definir la más conveniente, es el mejor modo de sentirse bien en casa.

Aprenda mas